Microcreditos para emprendedores

En estos momentos difíciles de la economía europea y española en particular, muchos han aguzado el ingenio para encarar negocios que les permitan sostenerse. Pero los pequeños emprendimientos necesitan un empujón, una ayuda: para eso han nacido nuevos medios de financiación cuya característica principal es que se ajustan a los requerimientos del cliente.

Microcreditos para emprendedores

Microcreditos para emprendedores

Los microcréditos para emprendedores permiten obtener esa suma de dinero necesaria al comenzar un proyecto personal, que luego se puede pagar fácilmente -gracias a las ganancias obtenidas con el propio negocio- en cuotas chicas. La idea es que el usuario tenga el dinero rápido, no sienta las cuotas y pueda cancelar la obligación en poco tiempo.

¿De qué manera se puede obtener el capital? Es muy sencillo, porque se trata de créditos online, es decir que se gestionan por Internet. Colocar el importe deseado, proponer un plazo de pago y enviar la solicitud solo cuesta un par de minutos. Una vez que la gestión es aprobada, se le dan a conocer al usuario las TAEs y otros conceptos a abonar por el préstamo.

Finalmente, el inversor hará el depósito a la cuenta bancaria de preferencia del cliente, sin hacer indagaciones previas sobre el estado de sus finanzas personales. El sistema de minicréditos está disponible incluso para personas con RAI o Asnef o sin nómina ni aval. La idea es propulsar el desarrollo económico de los consumidores, no ser una piedra más en el camino.

La suma que otorgan los créditos se ajusta a las necesidades del cliente, aunque casi siempre suele tratarse de cantidades reducidas, que rondan los 1.000 euros. Los microcréditos para emprendedores se otorgan en toda España, a personas mayores de edad y residentes en el país que tengan ganas de iniciar su propio emprendimiento y obtener un margen de ganancias para su desarrollo profesional y personal.