Microcreditos rapidos

Al parecer, las empresas que proporcionan financiación están colocando condiciones cada vez más duras a la hora de acceder a un minicrédito, más aún si se pide por primera vez. Lo que buscan es asegurarse el cobro del crédito y evitar impagos, consecuencia de la difícil situación económica que atraviesan muchas familias españolas.

Microcreditos rapidos

Microcreditos rapidos

En efecto, a quienes ya han solicitado con anterioridad un crédito se les ofrece casi el doble de capital de quienes son novatos en el asunto. Es decir, que priorizan a los usuarios que ya han demostrado ser solventes. No obstante, esto depende de la compañía de que se trate.

Diversas entidades ofrecen préstamos de poco dinero –entre 1000 y 10000 euros- orientados a encarar un negocio. Muchas personas los eligen sobre todo porque son prácticamente inmediatos: los microcréditos rápidos se otorgan en menos de dos días de haber sido solicitados.

Además, se piden con un formulario online, lo que hace todo más confidencial, cómodo y sencillo. Cuando se requiere una cantidad de dinero casi nimia, ir hasta el banco es un esfuerzo innecesario. Estos préstamos tienen menos requisitos –por ejemplo, se puede estar en Asnef o no tener nómina o aval- y dan capital a la medida del cliente, pues están pensados para cantidades chicas y fáciles de devolver.

En efecto, los créditos se cancelan en cuotas muy pequeñas, pensadas para no hacer mella en el presupuesto del consumidor. Claro que aparte del capital se debe pagar un extra en concepto de intereses y cargos de gestión, pero estos honorarios se dan a conocer en forma previa.

Si bien aquellos suelen ser más altos que en la banca, en contrapartida ofrecen planes de pago más asequibles. Pero ante todo, para sacar partido de los microcréditos rápidos es importante ser consciente de las propias posibilidades y estudiar las alternativas disponibles.