Microcreditos urgentes

Hace no mucho tiempo ha irrumpido con ímpetu un nuevo método de financiación en el sector; el producto original se denomina minicrédito. Se trata de un servicio caracterizado sobre todo por ser de una cantidad comúnmente reducida: por lo general, no sobrepasan los 1.000 euros, y presentan fecha de vencimiento más o menos rápida, de 30 o 40 días a partir del momento en que se haya recibido el préstamo.

Microcreditos urgentes

Microcreditos urgentes

Los microcréditos urgentes son una herramienta ventajosa para iniciar un negocio en este momento y dejar de ser desempleado o bien, complementar el empleo actual con un ingreso extra. Numerosas entidades los ofrecen a través de una plataforma virtual, donde el cliente tiene diversas modalidades de préstamo para escoger.

La selección de los plazos y el importe que se necesitan, la realiza el mismo cliente. Se trata de un servicio que trata de amoldarse mucho más al cliente que lo permitido en la banca tradicional. Después de hacer la solicitud, el usuario debe esperar la aprobación y en un lapso de entre 24 y 48 horas podrá disponer del capital. Gracias a la inmediatez y facilidad del trámite, un espectro mayor de consumidores se ha animado a incursionar en este tipo de financiación.

Por otra parte, que son más amigables con las posibilidades del cliente es un hecho. Aún estando en Asnef, o no teniendo nóminas, lo mismo se puede enviar la solicitud y aspirar al dinero. Es cierto que pueden presentar tasas de intereses más altas que las de la banca, pero en contrapartida no presentan tantos requisitos como las financieras de siempre.

Además, los microcréditos urgentes se pueden cancelar en cuotas muy pequeñas. En suma, por ser inmediatos, sencillos de pedir y también de pagar, se han transformado en la opción financiera del momento.